Que después del frío, vienen las flores. – Segunda parte.

… ¿Cómo arriesgo que mi sonrisa deje de latir por alguien que me siente como nada? Sí, un cuerpo perfecto, es decir, “nada” en mi idioma. Un frío, duro e inerte espejo puede expresarme mi imagen con más detalle que tus frases excitadas. Y no es esto lo que necesito. No aguanto más, me he agotado. ¿Cuidarme? ¿Maquillarme? Sí, para mí. Para sentir mi belleza. Para experimentar una inyección de satisfacción, felicidad, orgullo y amor propio. Voy a vestirme más elegante que nunca, voy a caminar con la espalda recta y firme, y voy a reivindicar el amor allá donde esté. Voy a gritar, voy a escribir, voy a cantar, voy a explicar. Explicaré mis emociones a cada rincón, levitando en la libertad de hacerlo. Expulsaré de mi cuerpo cada palabra desagradable. Eliminaré, mediante la magia de mis notas favoritas, cada instante de depresión…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s